Pantallas LED

Referirse a la psicología del color equivale a hablar de emociones. Aunque este es uno de los campos de los que se ocupa el neuromarketing, su impacto va mucho más allá, entrando de lleno en el universo de las sensaciones, el simbolismo y las diferentes culturas. Todo ello sin perder de vista sus enormes implicaciones para las ventas. Al contrario de lo que muchos creen, los colores no son una cuestión secundaria: según el experto en neurociencias Jürgen Klaric, el 84,7% de los consumidores asegura que el color de un producto es la razón principal para comprar. Ante lo apabullante del dato, ¿cómo utilizar la psicología del color para vender más?

No cabe duda de que los colores está estrechamente ligados a nuestros gustos, nuestra educación, nuestros valores y nuestras características culturales. No obstante, hay infinidad de estudios que pueden anticiparse a cómo reaccionamos ante ellos o cuáles acostumbran a ser los más populares. Un aspecto que hay de tener en cuenta tanto a la hora tanto de lanzar un catálogo comercial como de ocuparse del diseño un escaparate.

Para Visual Led, empresa líder en fabricación de pantallas de LED para tiendas y escaparates, el color siempre ha sido una de nuestras mayores preocupaciones. Por eso, queremos ayudarte a utilizarlo con un objetivo muy claro: mejorar los resultados de tu empresa. ¡Presta atención!

¿Qué es la psicología del color y para qué sirve?

La psicología del color es el estudio de los colores en relación con las emociones y el comportamiento humano. Su objetivo es determinar cómo afectan los colores al día a día de las personas. ¿Puede ser un aspecto determinante a la hora de elegir una marca sobre otra? ¿Hay colores que incitan más a los internautas a hacer clic sobre un botón? Aunque la respuesta a ambas preguntas es afirmativa, la explicación es más compleja.

De hecho, el color estimula el cerebro de muchas maneras. Algo que el ser humano conoce desde tiempos inmemoriales: sin ir más lejos, ya en la Antigüedad, los egipcios y los chinos aprovechaban el efecto del color para intentar curar enfermedades o favorecer determinados estados de conciencia. El arte tampoco quedó al margen de esta consideración. Por ejemplo, en el Egipto faraónico, el rojo se asociaba a la vida, al triunfo y a la tierra, pero también a la furia de los dioses. A su vez, en la pintura medieval europea, el verde estaba ligado a la representación del diablo. Estas asociaciones culturales han permanecido hasta hoy, aunque en algunos casos hayan variado.

De ahí que el color sea mucho más que un fenómeno óptico. Todos los colores poseen su propio significado e impactan de una forma muy específica en nuestro cerebro. Por eso, entender cómo reaccionan los consumidores ante ciertos estímulos cromáticos puede ayudar a incrementar las ventas, de acuerdo con diversos estudios impulsados desde el campo de la psicología.

Descubre a continuación qué simboliza cada uno de los colores más habituales y qué sensaciones contribuyen a comunicar (y, sobre todo, ¡tenlo en cuenta a la hora de crear tus contenidos digitales para pantallas de LED!)

¿Qué transmite y qué simboliza cada color?

Como hemos visto, el color tiene la capacidad de condicionar nuestro estado anímico y nuestra intención de compra. Ahora bien: ¿cómo nos afecta cada uno de ellos? Encuentra la explicación en las líneas que siguen.

 

Psicología del amarillo

Son muchas las culturas que relacionan el amarillo con la luz del sol, para las que evoca felicidad, optimismo, positividad… También está muy ligado al verano, la época en la que el astro rey brilla con más fuerza en el hemisferio norte, así como a conceptos como la juventud, la vitalidad y la energía. De ahí que muchas empresas de transporte o de comida rápida lo hayan incluido en su paleta de colores corporativos.

Psicología del blanco

Evoca la higiene, la asepsia, la transferencia y la pureza, al tiempo que puede contribuir a dar una imagen de gran sofisticación. También favorece una sensación de bienestar y relajación. Del mismo modo, el blanco realza los otros colores junto a los que se utiliza y da sensación de amplitud. Si se usa en exceso, no obstante, puede parecer frío.

 

Psicología del azul

De acuerdo con diversos estudios, el azul es el color más popular. Esta característica, unida a que en la mayoría de los países occidentales suele representar lo masculino y acostumbra a estar presente en la ropa infantil de los niños, explica por qué tiene tanta presencia en el mercado. Por otro lado, se trata de un color que transmite seguridad, tranquilidad y confianza. Por eso es uno de los favoritos entre las entidades bancarias, o entre aquellas compañías que desean inspirar seriedad y compromiso, como las firmas aseguradoras. También es el color más frío, pero, aun así, transmite espiritualidad y fantasía. De todos modos, se puede girar en contra en algunos casos. Uno de los más claros es la industria alimentaria, ya que se ha demostrado que no favorece el apetito. Por eso son pocas las compañías de este gremio que apuestan por él. Por cierto: ¿sabías que existe más de un centenar de tonalidades de azul? ¿O que algunas lenguas, como el ruso, emplean palabras para referirse a él, dependiendo de si aluden al azul claro o al azul oscuro? 

 

Psicología del naranja

El naranja es el color de la creatividad por antonomasia —por eso algunas agencias de comunicación pintan sus paredes en este tono—, aunque también puede simbolizar la aventura, el éxito y el equilibrio. Añade un toque desenfadado y diversión a cualquier imagen, sitio web o material de marketing, y favorece la efectividad de las llamadas a la acción en los sites. Se emplea habitualmente en marcas relacionadas con el ocio y el entretenimiento, o bien cuyo target es un público joven.

 

Psicología del negro

El negro es un color protector y tranquilizador, al tiempo que aporta un punto de drama y misterio. Se utiliza para resaltar los otros colores a los que acompaña y otorga a los artículos una nota de lujo y exclusividad. Para muchos, el negro es sinónimo de seriedad, estatus y fuerza. En cualquier caso, conviene no abusar de ello: si se emplea más de la cuenta puede dar una sensación de opresión y hacer que un espacio parezca mucho más pequeño de lo que en realidad es.

 

Psicología del rojo

Su capacidad para llamar la atención explica por qué está presente en la mayoría de las señales de tráfico. El rojo está asociado al peligro, la pasión, la emoción, la energía y la acción. Si tienes una página web, debes saber que este color es el que mejores resultados da en los mensajes de llamada a la acción o call-to-action. Normalmente, el rojo está presente en empresas ligadas a la alimentación —tiende a abrir el apetito—, la comunicación o el ocio. 

 

Psicología del color rosa

Es perfecto para transmitir los conceptos de amor, feminidad, calidez y sexualidad. Aunque cada vez son más las empresas que tratan de desmarcarse de esta línea, el rosa sigue siendo el color estrella en los artículos para niñas en la mayoría del mundo occidental. No obstante, según un estudio, el rosa solo es el color preferido del 5% de las mujeres. También hay que tener cuidado al utilizarlo en los artículos que comercializa la marca, ya que existen muchos productos genéricos —por ejemplo, las maquinillas de afeitar— que suelen ser más caros que otros que son idénticos, excepto por el color. Es lo que se conoce como la tasa rosa. Algunos consumidores han oído hablar de ella, por lo que procuran evitar los artículos con esta tonalidad.

 

Psicología del verde

El color verde simboliza la frescura, la armonía, el equilibrio y el descanso. También recuerda los colores de la naturaleza, por lo que contribuye a crear ambientes relajantes (en este sentido, no es casualidad que el uniforme del personal médico de una clínica u hospital muchas veces sea verde). Por esta razón, este color está cada vez más extendido en empresas dedicadas a las energías renovables, o bien firmas de alimentación que aspiran a ofrecer productos frescos y naturales. Mención aparte merece su asociación recurrente con la salud, lo que explica por qué acostumbra a ser el color más socorrido en los letreros luminosos de las farmacias y otros negocios que giran en torno a la sanidad.

 

Psicología del violeta

El color violeta, lila o púrpura es utilizado por aquellas empresas que quieren diferenciarse de sus competidores. También se trata de un color que ayuda a las personas a activarse emocionalmente, al tiempo que se relaciona con el lujo, la sofisticación, el poder y la sabiduría. Suele ser muy utilizado en los productos de belleza femeninos, así como por algunos partidos políticos y asociaciones vinculadas a estas, independientemente de cuál sea su orientación ideológica.

Hasta aquí nuestro paseo por la psicología del color. Esperamos que te haya resultado de utilidad. Y, por descontado, si quieres compartir con nosotros cómo utilizas y combinas los colores en tus carteles luminosos, no dudes en escribirnos. ¡Estamos desean leer tus comentarios!